English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

miércoles, 26 de octubre de 2011

Cecilia Biagioli, el oro en aguas mexicanas



“Quiero abandonar Claudio, ya cumplí mi etapa”. Esas fueron las duras y heladas palabras de Cecilia Biagioli hacia su hermano, Claudio (quien es también su entrenador), luego de no haber clasificado a la final en 400 ni en 800 metros libres, en los últimos Juegos Olímpicos en Beijing.
Una decisión bastante apresurada la de Cecilia. Y más si se tiene en cuenta la medalla dorada lograda en los Juegos Panamericanos hace solo algunos días, en la Terminal Marítima de Puerto Vallarta, con una gran curiosidad: la nadadora argentina cambió de disciplina y compitió por los 10 km. en “Aguas Abiertas”.



Una increíble historia de una de las mejores nadadoras argentinas de la actualidad y de los últimos 10 años. Si bien el primer puesto que obtuvo en los Panamericanos no fue en su especialidad, la preparación que realizó la cordobesa fue a partir de un duro sacrificio.
“Estoy muy contenta por haber conseguido esta medalla. Venía dispuesta a estar lo más cerca del podio, quería tener una medalla sea del color que fuera. Dios me dio la posibilidad de tener la de oro y estoy muy contenta”, expresó luego de la hazaña, Cecilia. El décimo oro para un medallero que quiere ver a la Argentina crecer aún más.



Gastón García Grosse

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Luis Ángel Firpo, la leyenda a 88 años de la pelea del siglo



Dura es la vida para quienes no lo intentan. Reflejadas esas palabras claramente en la boca de quien supo ser uno de los mejores boxeadores, por lejos, de la Argentina y de toda Latinoamérica. Sus puños fatales, los cuales hicieron temblar a grandes del boxeo mundial, retumban hoy más que nunca en el Día del Boxeador. Luis Ángel Firpo, el toro salvaje de las pampas, a 88 años de aquella épica pelea.
Hijo de Agustín Firpo, proveniente de Italia, y de Ángela Larroza (España), Luis nació un 11 de octubre de 1894 en la ciudad de Junín. De familia humilde, desde chico vivió en una quinta, en la que sus padres trabajaban la tierra y arriaban los animales. 
Fue en sus primeros años de vida, cuando comenzó a sentir dolores en sus oídos, por lo que fue llevado a Buenos Aires para ser atendido. Si bien poco pudieron hacer en las clínicas porteñas con su malestar, fue por ese motivo que tiempo más adelante fue exceptuado del servicio militar argentino. 



Su carrera como boxeador podría decirse que comenzó casi por casualidad. A la salida de una fábrica de ladrillos donde Firpo trabajaba, tres ladrones lo quisieron asaltar. Cuentan los testigos que de una parsimonia notable, “el joven (por Firpo) sacó lo más furioso de sí y, de puñetazos noqueó a dos de los maleantes y uno rápidamente huyó”. El que por entonces era el dueño de la fábrica observó lo sucedido y asesoró y ayudó para que la “gran promesa” del boxeo argentino iniciase su carrera. 
Fue así que un 10 de diciembre de 1917 el joven proveniente de Junín daba un inicio profesional a lo que iba a ser su pasión: el boxeo. En total, el toro salvaje de las pampas tuvo un récord de 31 victorias (26 por KO), cuatro derrotas y siete sin decisión. Además logró el Sudamericano de 1920 celebrado en Santiago de Chile, tras vencer por KO al local Dave Mills en el primer round. 



En Estados Unidos peleó 14 veces, pero hubo una que lo marcó para siempre a él y a todo un pueblo argentino. Ocurrió el 14 de septiembre de 1923, en el Polo Grounds de Nueva York. Ante más de 80.000 espectadores y por la pelea del Título Mundial de peso completo, el rival era el que por entonces era el actual que campeón de la categoría, Jack Dempsey. 
El norteamericano, con el húmero fracturado (información que se reveló tiempo después), necesitó de dos rounds para vencer al argentino. Sin embargo no le iba a resultar nada fácil hacerlo. En el primer asalto, Firpo comenzó a puros golpes, hasta que en uno logró sacar a Dempsey fuera del ring, quien al caer sufrió un corte en la cabeza tras golpearse con una máquina de escribir. 
No obstante, el árbitro del encuentro, Jack Gallagher, contó demasiado lento y solo computó nueve segundos, cuando en realidad fueron alrededor de 17 los que estuvo afuera. Finalmente el campeón defensor consiguió volver al cuadrilátero con ayuda de los periodistas. 
En el round siguiente, el local alcanzó a derribar al argentino siete veces hasta que terminó por noquearlo y conservó la corona. Horas después de la la pelea, Gallagher fue suspendido por cinco semanas por la Comisión Municipal de Nueva York. 



Más allá del resultado, la trascendencia que tuvo el combate en nuestro país, hizo que se lo denominara como la pelea del siglo, la cual fue el primer acontecimiento deportivo argentino que se transmitió por radio al país (a través de la sirena del diario La Prensa, por megáfono que La Nación retransmitía la señal de radio Cultura o como se hizo en el viejo Luna Park, donde hoy se encuentra el obelisco). Además de conmemorar esa fecha como el día del boxeador. 
Luego de esa pelea, Firpo realizó sólo 5 exhibiciones en distintas ciudades de Sudamérica y más adelante, en 1924, combate en nuevamente en Estados Unidos en dos oportunidades. En 1926 ganó por puntos en lo que parecía ser su última lucha. Sin embargo vuelve diez años después y disputó tres contiendas más: dos ganó por KO y la última perdió por abandono. 
Posteriormente a ese combate, el gran boxeador argentino colgó los guantes y se retiró definitivamente de la práctica profesional. Aunque a partir de su alejamiento del boxeo, comenzaría su otra pasión que heredó de sus padres: la ganadería. 
A los 65 años de edad, el 7 de agosto de 1960, el gran toro de las pampas recibiría un golpe que no podría resistir. Un ataque cardíaco lo dejó fuera de los rings y terminó por noquearlo, pero esta vez para siempre. No sólo el boxeo lo lloró, sino todo un pueblo argentino amante del deporte. Y mientras sus restos descansan en el cementerio de la Recoleta, todo un país lo recuerda y celebra el Día del Boxeador.

video




Gastón García Grosse

lunes, 12 de septiembre de 2011

Bruno Soriano, de minero a futbolista



En el mundo del deporte sobran las historias. Deportistas, hombres y mujeres que siempre tuvieron que pelearle a la vida para llegar a lo más alto. Relatos de vida, sucesos que marcaron un antes y un después en la existencia de cada uno, pero que indudablemente, ese después fue el mejor.
La vida del mediocampista central del Villarreal y de la Selección española de fútbol no fue nada fácil, y es por eso que es considerado uno de los hombres más importantes del Submarino Amarillo, futbolística y anímicamente hablando.
Formado en la cantera del Villarreal y tras un breve paso por el Sevilla, Bruno comenzó jugando para el equipo B de los Castellonenses, con el que llegó a ser capitán y lograr el ascenso a la Segunda División B. Sin embargo, no todo fue así de fácil.



Una fuerte crisis emocional, en la que tomó la precipitada decisión de volver a Artana, pueblo que lo vio nacer, para trabajar como minero y obrero de la construcción, además de jugar al fútbol en el equipo amateur de aquel desolado lugar. Una determinación que llamó la atención de ajenos y extraños en el Madrigal.
Fue entonces cuando el que era por aquel entonces el director técnico del equipo B del Villarreal, Juan Carlos Garrido (hoy DT del primer equipo), fue a buscarlo. Tras horas de charla, el jugador fue convencido por el entrenador y días después viajó de nuevo para unirse al club. No sería en vano, si se tiene en cuenta la exitosa carrera que luego tendría.
Debutó en la Primera del club de la mano de Manuel Pellegrini, en 2006, aunque recién en la temporada 2007/2008 obtuvo la ficha en el primer equipo. Para ese entonces, ya se lucía como promesa de todo el fútbol español.



Fue así como en el 2010, Vicente del Bosque (entrenador de España) le dio la oportunidad de vestir la roja en un amistoso frente a México. Además en octubre del mismo año fue citado para jugar dos partidos de clasificación para la Eurocopa 2012, ante Lituania y Escocia.
La historia de una vida que rápidamente encontró la luz al final del túnel. Desconcierto, ofuscación, y confusión rondaban en la cabeza de Bruno Soriano, aunque no lograron desorientar a la estrella que llevaba adentro.


Gastón García Grosse

Un cambio de foco

El Interior por el Deporte ah realizado en estos últimos meses un proceso de cambio. Con ideas nuevas para continuar con el blog, con un proyecto de ampliar los focos de las notas, para no "cansar" y tratar de cubrir más espacios en el mundo del deporte. 
Con el nuevo de propósito de incluir nuevos espacios, ya no sólo el blog estará encargado de nuclear las notas en los deportistas argentinos que hacen historia en el mundo y dejan representado a nuestro país en un muy buen nivel, sino que además ahora se incluirá a aquellos jugadores, atletas, etc. de cualquier lugar del mundo (no solo de la Argentina) que llegaron a lo más alto con una historia particular, con esfuerzo o con la mayor de las simplezas, o con una anécdota que hizo que su llegada a la cumbre sea más notoria.
Con todo el respeto para quienes leen continuamente el blog, las debidas disculpas. Los cambios producidos se deben a una preocupación e interés por hacer un proyecto, un medio más interesante y serio para los lectores mismos.


Muchas Gracias, Gastón García Grosse

miércoles, 6 de julio de 2011

Mascherano, el equilibrio argentino en la Copa América



En su momento, Diego Maradona llegó a decir que su equipo estaba conformado por él, más diez. En aquella oportunidad en que el actual cinco de la Selección Argentina desplazaba a Javier Zanetti de la capitanía. Considerado uno de los mejores marcadores centrales del mundo por muchos, Javier Alejandro Mascherano es el estandarte en la mitad de la cancha en esta Copa América para el conjunto de Sergio Batista.
A pesar del decepcionante debut argentino en la copa ante Bolivia, tras el empate en uno, Masche no ocultó la decepción en sus palabras, aunque reconoció que con el trabajo de la semana darán una mejor versión a lo largo del torneo. “No supimos como entrarles, sabemos que la gente está impaciente por la calidad de jugadores que tiene el equipo y ya lo vamos a demostrar”, afirmó en relación al partido pasado y al que se viene ante los colombianos, en Santa Fé.





El jefe, como se lo suele llamar por su temperamento y su capacidad de líder dentro de la cancha, surgió de las divisiones inferiores de River, club al que llegó junto a su amigo Juan Pablo Carrizo, y rápidamente se hizo notar por su personalidad en el campo de juego y su inteligencia para desplegarse en la cancha. Tal fue la admiración que despertó que desde el Ajax de Holanda lo tentaron pero el decidió quedarse.
Mascherano debutó en la primera de River en agosto de 2003, y solo unos días más tarde disputó la final de la Sudamericana ante Cienciano de Perú. En total fueron 69 encuentros los que jugó en River, tras haber obtenido el Torneo Clausura en 2004 y haber llegado hasta las semifinales de la Copa Libertadores de América en dos oportunidades, en 2004 y 2005.





15 millones de dólares hicieron que el cinco de la Selección cruce la frontera y desembarque en el Corinthians de Brasil, junto con Carlos Tévez. Tras una grave lesión en el pie izquierdo que lo alejó de las canchas por siete meses, Masche logró finalmente la Liga Brasileña, sin embargó en la temporada siguiente los resultados comenzaron a ser negativos y el cambio de técnico puso las cosas al rojo vivo. Emerson Leao, flamante entrenador del equipo paulista no lo dejó participar, junto a Tévez, de un amistoso entre Argentina y Brasil en Londres y el hilo se rompió. La decisión de dejar el club y emigrar a Europa ya estaba tomada.
El West Ham United de Inglaterra fue el interesado en un combo que también incluyó al Apache. No obstante su rendimiento no convenció y solo estuvo presente en cinco partidos, y luego de cuatro meses el Liverpool compraría el pase del argentino. Aunque no fue hasta 2008 que el club inglés pagaría la opción de compra por 35 millones de dólares, tras firmar un contrato hasta 2012.





Más allá de la predisposición de los Reds por retenerlo, Mascherano prefirió por cambiar de club en 2010. Tras varias negociaciones e idas y vueltas, los 24 millones de euros que puso Barcelona lo llevaron a España. Sólo en su primer temporada en el equipo catalán obtuvo el título de la liga y la Champions League, tras tener un papel fundamental dentro del plantel.
Javier Mascherano también vistió la celeste y blanca, desde los juveniles hasta llegar a la mayor y siempre con éxito. El esfuerzo, la garra y la entrega por la camiseta hicieron que sea ídolo indiscutido de los argentinos. Con dos mundiales disputados, dos Copas América y con el reconocimiento de ser el único futbolista en obtener dos veces consecutivas la medalla dorada en Juegos Olímpicos (Atenas 2004 y Beijing 2008), Masche debutó primero en la mayor antes que hacerlo en River, un caso único e inexplicable. Inexplicable para la gran mayoría, porque todos los que lo conocen y lo vieron jugar saben que el motor viene poniendo primera hace rato.


Gastón García Grosse

miércoles, 22 de junio de 2011

Juan Carlos Olave, la voz de la experiencia "pirata"



Por estos momentos, y en lo que sucederá en estas dos semanas, la ciudad de Córdoba arde en emociones, así como todo un país entero que vive momentos históricos en el fútbol. El Club Atlético Belgrano de Córdoba nunca imaginó quizás que disputar un partido por un lugar en la Primera División resultaría tan importante para millones de personas, no necesariamente fanáticos del club. La desastrosa campaña que River brindó en las últimas temporadas influyen mucho en ello.
Pero eso no inquieta a Juan Carlos Olave, actual arquero del Pirata y ex de los Millonarios allá por la temporada 2005-2006. "Nosotros respetamos a River, pero adentro de la cancha le vamos a faltar el respeto”, declaró en las últimas horas el cordobés. La historia marca que el equipo dirigido por Juan José López quedó en promoción y podría descender a la B Nacional si pierde ante Belgrano.
Históricamente el club de Nuñez nunca había quedado en esta situación, lo que convierte a la pasada campaña como la peor de su historia. “Mañana vamos a salir a buscar el encuentro e intentaremos hacer un buen partido como locales, para después ver cómo encarar la revancha en el Monumental", expresó luego a un medio televisivo.




Uno de los hombres más buscados por los medios, por su pasado en River y por ser el jugador más veterano y con más experiencia dentro del plantel, Juan Carlos Olave fue considerado como el mejor arquero del fútbol argentino desde 2002 hasta 2004, en su primer paso por Gimnasia y Esgrima La Plata, aunque nunca fue convocado a la Selección Argentina. Al año siguiente partió rumbo a España para jugar en el Murcia, sin embargo luego de esa temporada volvió al país para formar parte del plantel de River.
Actualmente permanece en Belgrano, institución en donde debutó en Primera y de la que se considera hincha. “Nunca antes había vivido una situación semejante y sé que esto es algo histórico”, confesó. Los nervios pueden traicionar, pero el amor pirata seguirá siempre latente.




Gastón García Grosse

miércoles, 15 de junio de 2011

Lionel Messi quiere la América



Irrumpió en el mundo del fútbol en 2005 en Barcelona como un proyecto y rápidamente se transformó en una pieza fundamental del equipo titular. Con una infancia dura por sus problemas de salud y un presente al lado de los dioses mundiales de la historia del fútbol, Lionel Messi llega a la Copa Amércia catalogado como el mejor jugador del planeta y una sed de revancha por el Mundial pasado en Sudáfrica.
Rosarino de nacimiento, jugó las inferiores en Newell`s pero a los 11 años le diagnosticaron una deficiencia de la hormona de crecimiento, por lo que fue a probar suerte a River, pero le dijeron que no podían hacerse cargo económicamente de su tratamiento (900 dólares por mes). Pocos días más tarde el Barcelona de España mostró interés en el argentino y al verlo jugar decidieron incorporarlo al club haciéndose cargo de los medicamentos.




Fue ese el motor que impulsó tanto talento. Con solo 16 años Messi debutó en la primera del club catalán en 2004 y un año más tarde convertiría su primer gol en el equipo. Zurdo, desequilibrante, genio y figura, enseguida saltó de promesa a realidad. En siete temporadas jugando para el Barcelona y con sólo 24 años, logró 21 títulos, entre los cuales se encuentran tres Champions League.
Defendiendo la camiseta argentina, debutó de la mano de José Pekerman en la mayor, pero fue con Alfio Basile con el que logró ganar la dorada en los Juegos Olímpicos en Beijing 2008. Aunque ya en 2005 con la Sub-20, logró el Campeonato Mundial en Holanda, siendo el jugador más valioso del torneo
.




Lionel Messi, la carta fuerte de Sergio Batista para su Selección. El mejor del mundo al servicio de una selección con necesidad de ganar un torneo internacional de peso. La historia de la mano con el presente.

Gastón García Grosse